NOTA A ERNESTO ROMEO DE KLAUSS

DSCN6297
El mítico sintetizador ARP 2600 año 1972

 


KLAUSS: MÚSICA ELECTRÓNICA ARGENTINA PARA EL MUNDO

Lo primero que asombra es la cantidad y calidad de equipos que posee Ernesto Romeo, fundador de este proyecto electrónico llamado Klauss que está cumpliendo 25 años. Sintetizadores analógicos y digitales de hoy y de ayer, equipos en perfecto estado, computadoras Apple de los ochentas, máquinas de ritmos de todas la épocas y varios efectos más habitan en este estudio llamado “La Siesta del Fauno”. Sus shows son experiencias sonoras y visuales únicas y asombran tanto en nuestro país como en todo el mundo. Además de tocar en Klauss, hoy es productor de bandas, tiene varios proyectos entre ellos uno con instrumentos de cuerda y además es docente en la carrera de Artes Electroacústicas en la O.R.T. Muy amable, atento y con la mejor predisposición, Ernesto me permitió conocer como construye esta apasionante y bella música sin fronteras.

-¿Tu primer instrumento fue el sintetizador ?
Yo me hice músico a partir de querer tocar el sintetizador. Primero empecé a tocar el piano a los 16 años, pensado que para saber tocar sintetizadores tenía que aprender a tocar ese instrumento. Estudié durante dos años hasta que me compré mi primer sintetizador y ahí me di cuenta que gran parte de lo que había practicado en piano no se podía aplicar al sintetizador porque uno tiene mecanismos completamente distintos al otro, además que el sonido del sintetizador era lo que yo buscaba para empezar a hacer música.

-¿Te acordás cual fue el primero?
Si, era un instrumento italiano polifónico marca Siel DK 80, era medio digital y medio análogo. Pero era un instrumento que la manera de controlarlo era por medio de parámetros digitales. O sea, era como una calculadora donde tenías que ponerle ciertas operaciones con ciertos números para sacarle sonido. Pero me pareció un embole porque los sintetizadores que yo buscaba se tocan de manera diferente, además a estos se les puede sacar nuevos sonidos entre una transición de sonido y otra, cosa que no podía hacer con el Siel.

-¿Cuáles fueron tus Influencias que determinaron que ibas a hacer este tipo de música?
Lo que me decidió hacer este tipo de música fue Vangelis, a través de unos compañeros de la secundaria. A mí de chico me llamo mucho la atención los sonidos en la música. En mi casa se escuchaba música variada, sobretodo música clásica, además de tener un tío organista. También iba mucho al cine y recuerdo que fui a ver con 10 años “2001 Odisea del espacio” y me llamó mucho la atención los efectos sonoros de esa película.
Todo eso me quedó en la cabeza y fue como que el sentido de lo temporal se te va modulando de cierta manera, porque siempre me llamaron la atención las cosas que son como extensión de la percepción y en la música con sintetizadores es ideal como herramienta para hacer ese tipo de obras. Pero cuando escuche Vangelis me toco una fibra interna que me hizo como un fan de este tipo de música. Luego conseguí un sinte analógico, un Kawai 100F y a partir de ahí no pare nunca más.

 


El estudio de Ernesto Romeo “La Siesta del Fauno”. Si, eso que ves es un Synclavier.

 

-Me llama la atención de que hayas tenido ese concepto de música en la cabeza, o sea sonido analógico, en plena época de los sintes digitales como los Yamaha DX7 o Roland D50.
Cien por ciento, si. Por eso cambié el sintetizador Siel. Yo me quería comprar lo que en ese momento no me querían vender o que me decían que eran instrumentos de mierda, por ejemplo, Minimoog o Prophet V que eran los instrumentos que yo veía en los discos que a mí me gustaban. Cuando compré mi primer sinte analógico, ya escuchaba muchas otras cosas, tipo Tangerine Dream, Brian Eno, Génesis y demás. O sea que en esos años de formación se me armó en la cabeza mi mundo musical. En aquel momento esa música que yo quería hacer estaba ligada a instrumentos que ya no se fabricaban.

-¿Encontraste esos instrumentos en Buenos Aires?
Si. Te diría que casi el 95 por ciento de lo que tengo hoy lo compre acá. (N del A: Ernesto Romeo posee hoy más de 50 sintetizadores). En esa época hasta la mitad de la década de los 90s los sintetizadores analógicos no eran valorados, por eso los conseguí casi fácilmente. Después los músicos se dieron cuenta que los instrumentos digitales no daban esos sonidos análogos. Luego vino lo retro análogo, y lo digital de los 90s hoy paso de moda y nadie los quiere. Por eso en esta época pude comprarme equipos que hace quince años no pude porque eran muy caros, por ejemplo Kurzweil K2500, el Roland JD 990 o el Waldorf Microwave. La clave está en que sepas lo que querés y entender que hacer con un instrumento.

-John Medeski comparó un software de Minimoog y uno de verdad y dijo que no sonaba igual. ¿Compartís?
Nada que haya sido creado como imitación va a sacar a la luz todo su potencial. Las computadoras son una herramienta muy poderosa pero no específica. Sirve para un archivo de texto un software de gráfica, etc. La computadora no es un instrumento musical. Para mi tratar de utilizar la computadora con los elementos de expresión musical convencionales o no, necesarios para poder transmitir la expresión humana a través de lo sonoro, requiere de una serie de periféricos. O sea, no es solamente bajarse un software. Además un software en una pc tiene un inconveniente, que es el factor visual. Tenés que estar viendo lo que haces y eso te condiciona la creación musical, porque lo visual predomina más que lo sonoro. Estas siempre mirando la pantalla y dejas de trabajar con el oído. El ojo engaña. El punto sería utilizar esos plugs in no como los sintes análogos sino como tales. El ARP 2600 de la marca Arturia esta muy bien. También es muy loco que hoy un EMS Synthi Aks por ejemplo este valuado en casi 20 mil dólares. Es una locura y es un instrumento que se podría volver a fabricar, porque ya tiene un sonido determinado. De hecho Korg lo volvió a hacer el MS 20, que me parece genial ese hecho. Porque no coarta la creación, porque la decisión de Korg de volver a fabricar el MS 20 determina que es instrumento con identidad propia.

-¿Cómo comenzó el proyecto de Klauss?
Siempre quise armar un proyecto exclusivo de música hecha con instrumentos electrónicos. En el año 1988 en el Centro Cultural Rojas conocí a Alejandro Vázquez que tocaba guitarra y algunos sintes pero al poco tiempo se va del proyecto. Yo seguí hasta que conocí a Walter Alderete y Angel Castro que fue más o menos una formación estable. Con esta formación grabamos un disco que nunca se editó. Juntos hicimos shows grandes como en Centro Cultural Recoleta, en el Centro Cultural San Martín hasta que en 1994 grabamos el primer disco llamado Cielos Móviles. En ese disco participó Alejandro Fiori que había sido guitarrista de Los Encargados. Siempre hubo muchos músicos invitados en Klauss.

-¿Te enriquece el hecho de que participen distintos músicos tanto en estudio como en vivo?
Si. Nunca vas a saber lo que va a ocurrir en el escenario, o sea dentro de un contexto, que es nuestra música. Luego con Alejandro Vázquez grabamos Metales Perfectos y luego con Francisco Nicosia grabamos E. Ahora volvió mi hermano Lucas de España. Yo ya había tocado con mi hermano en Barcelona y en Madrid como Klauss y es parte hoy del proyecto.

 

DSCN6299

Minimoog, Prophet V y Yamaha CS80

 

-Tocaste en Europa y en los Estados Unidos. ¿Cuál fue la recepción?
No noto diferencia tan sustancial con lo que esperaba. En algunos casos notaba entusiasmo y en otros apatía. Un lugar como este (me señala el estudio) no vi en ningún lado y si existe, es de millonarios o coleccionistas. En Estados Unidos y Europa si bien se supone que el poder adquisitivo y el acceso a ciertas cosas es mayor al de acá, el costo de vida no sé si permite que la gente tenga un grado de libertad a la hora de ponerse creativo, ya que tener una casa o un departamento es muy caro ya sea cómpralo, alquilarlo y mantenerlo. También estuve en Japón y en Sudáfrica, pero todos se sorprenden por lo mismo. El hecho de que Tangerine Dream sean de origen alemán no implica que sea masivo en su propio país. En nuestro hay una especie de autoboicot de cierta gente, eso de mi país es una mierda en comparación con otros. Yo pienso que este es un país muy culto, inusualmente culto con muchísimo potencial. La idea de que la industria nacional es mala me cansó. Sacarse de encima ese discurso y prejuicio me cambió mucho. No digo que no pasen cosas malas. El tema es querer quedarse con las cosas malas solamente.

-¿Cuándo comenzaste a tener más instrumental, necesitaste de un luthie para mantener o reparar tus equipos o te arreglaste solo?
Trabajé con distintos técnicos hasta que a fines de los noventas me encontré con Hernán Baldi. Charlamos de música y de instrumentos y le empecé a darle mis equipos para que me los repare, hasta transformarse en un especialista conocido mundialmente, inclusive es el técnico oficial de Moog en Argentina. Ahora también están surgiendo muchas personas que se encargan de lo mismo, pero de la parte digital.

 

DSCN6301

Korg MS20 y LinnDrum. Abajo derecha Fender Rhodes

 

-¿Te interesa el sonido de los sintetizadores de los ochentas?
Si me encanta, pero acordate que el sonido no es algo estático. Los sintes de los ochentas fueron programados con un objetivo, pero no es lo único que pueden hacer. Escuchas los presets de un teclado de esa época y te das cuenta lo que el mercado ofrecía en aquel momento y las tendencias del mercado. La pregunta es porque el capitalismo tiene que matar algo para imponer algo nuevo. No hacía falta hacer desaparecer esos instrumentos analógicos y poner otros digitales. Es lo mismo con el vinilo y el compact disc. Hoy tenés de todo, desde un Mellotrón nuevo a un sinte por computadora. Hoy volvió el vinilo. Es una muy buena época.

-¿Te gusta el rock progresivo argentino?
Si me encanta. Me gusta mucho Lito Vitale. Todo el mundo me decía: “Tenés que escuchar a Lito Vitale!, tenés que escuchar a Lito Vitale!”. Fui a verlo con el trío Vitale-Baraj- González en 1985 y me volaron la cabeza. El disco Mitos, Creencias y Supersticiones me parece genial. Tengo todos los discos de MIA. Estudié con Donvi, el papa de Lito. También me encantaba los Alas. Con Espíritu me paso que me llegó el rumor en los noventas de que se iban a reunir. Cuando entro a Espíritu trate de tocar con los mismos instrumentos que se usaron en los discos Crisálida y Libre y natural.

-Te abrieron los brazos me imagino.
Si. Osvaldo Favrot fue el que me convocó. Una excelente experiencia. El disco Fronteras Mágicas me gustó mucho. Hicimos varias presentaciones en el teatro Santa María. También ocurre que la gente que le gusta el rock progresivo es muy quejosa, muy melancólica tipo (como lamentándose): “Ya no hay bandas que hagan rock progresivo…”. No mueven el culo para ir a verte, tipo: “No.. a las ocho de la noche tocan?…no…”.

-Ya mencionaste a Lito Vitale. ¿Qué opinas sobre músicos como Juan del Barrio y Juan Carlos “Mono” Fontana?
A Juan del Barrio lo conocí porque le dí unas clases de un sinte Yamaha D70 que el tenía. Me gusta mucho lo que hizo en Spinetta Jade y en MIA. A el “mono” Fontana lo conocí relativamente hace poco en los unos conciertos de música experimental que organizaba Carlos Alonso (miembro de la banda tecno de los ochentas llamada Uno x Uno). El trabajo del mono me gusta mucho. En el disco Madre en años luz creo que estaba con muchos clichés de los ochentas jazzísticos, casi medio forzado. Esa transición de los jazzístico a lo tecnológico le salió más natural a Charly García me parece. Me gusta el último disco de Sui Generis Instituciones, los dos de La Máquina de hacer pájaros más que Serú Girán. Yendo de la cama al living y Clics modernos me parecen discazos.

-¿Te interesa Brian Eno, su música y su aproximación a ella?
Si, muchísimo en todos los sentidos. Disfruto de su música y su aproximación a lo sonoro. Inclusive te digo que me siento más identificado con Brian Eno que con Rick Wakeman. Mucho de lo que yo hago tiene esos componentes tipo contemplativos de Eno.

¿Te gusta la música de Daniel Melero?
Si, más o menos. Me cae bien pero me parece que Melero siempre quiso forzar su pertenencia a una vanguardia y como que tiene la necesidad de despreciar lo pasado para construir el presente. Tuve una primera charla con él en 1986 porque le hacía la música a una obra de su eposa Vivi Tellas que se llamaba el “Esfuerzo del destino” y yo estaba de novio con una chica que era actriz de esa obra. Me acerqué a preguntarle si le gustaba Tangerine Dream, que era algo que en ese momento no se conocía tanto porque había pasado un poco el furor de ese tipo de música. Y me contestó que si pero como que era música que el escuchaba de chico, como que esa música estaba superada para él. Pero después cuando se volvió a poner de moda Tangerine Dream fue y los sampleó para su disco Recolección Vacía. Esa necesidad de que vengan otros a decirte lo que tenés que hacer nunca me cerró. A mí no me parece. Hay que ver que es el motor para cada uno. Para él ese es su motor y está muy bien porque ha hecho cosas increíbles. Yo no puedo ponerme en sus zapatos y menos juzgarlo, pero no me gusta ese tipo de actitud.

 

DSCN6305

Ernesto y su estudio

 

-¿Escuchaste el disco Orquesta de Cutaia-Melero?
Si me gusta mucho, lo tengo en vinilo. Carlos Cutaia me parece un músico impresionante y muy inteligente de haber hecho ese disco en vinilo con Melero.

-Hoy es muy difícil de encontrar
Si ya lo sé, no sé porque no se edita en cd.

-¿Cuáles son tus proyectos para este año?
Este año se cumplen 25 años de Klauss. Vamos a hacer un concierto a fin de año bastante grande donde vamos a repasar cosas que hicimos y va a pasar mucha gente por el escenario. Vamos a editar material inédito y pronto vamos a sacar un disco nuevo. Vamos editar un disco en vivo con shows de estos 25 años y también tengo ganas de editar en vinilo el primer disco de Klauss. Por otro lado, tengo un proyecto de música electro acústica en el que si yo toco sintes, lo hago más limitado y proceso los instrumentos en vivo como por ejemplo un chelo. También produzco de bandas acá en el estudio. Siempre estoy haciendo muchas cosas y espero que salgan bien.

www.klauss.com.ar

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>